O Burgo: nuevas rotondas, viejos atascos

rotondaburgo1

El breve tramo (apenas 700 metros) que atraviesa O Burgo en dirección Almeiras por la antigua carretera a Santiago, o hacia Cambre y San Pedro de Nos, cruzando la ría, origina frecuentes retenciones de tráfico, especialmente en horas puntas. Con la buena intención (imagino) de acabar de una vez por todas con estos continuos atascos, el ayuntamiento de Culleredo decidió efectuar una profunda remodelación de esta vía, sustituyendo semáforos por rotondas, y cambiando, también, un buen numero de sentidos y direcciones. Lamentablemente, a veces, los buenos propósitos no bastan para solucionar las cosas.

rotondaburgo2 rotondaburgo3 rotondaburgo4

Hoy era el primer día laborable en el que entraba en vigor esta restructuración del tránsito, y vean con lo que me encontré cuando regresaba hacia Almeiras de un pequeño reparto en A Coruña. Si se fijan en la foto de cabecera, me estoy acercando hacia la primera rotonda en el cruce de Acea de Ama, y ya hay una considerable aglomeración de vehículos. Las tres imágenes de encima de este párrafo reflejan secuencialmente el lento circular de mi furgoneta por este primer punto conflictivo.

rotondaburgo5 rotondaburgo6 rotondaburgo7

Ya estamos entrando en O Burgo, y se divisa una nueva rotonda. A pesar de lo que parece en la fotografía del medio, el tráfico no ha mejorado en absoluto, y sigue igual de espeso que antes. Dejado atrás, en plan tortuga, este segundo obstáculo, apenas 100 metros más adelante, nos topamos con una isleta que impide el desvío hacia el “paraguas” obligándonos a superar una tercera e irregular plazoleta, justo en el cruce con la carretera que viene de Vilaboa.

rotondaburgo8 rotondaburgo9 rotondaburgo10

Sobrepasado este lugar, el tráfico vuelve a ser razonablemente fluido. Han pasado casi quince minutos desde la primera imagen a la última. Un tedioso cuarto de hora para recorrer menos de 1 km. Y ni siquiera era todavía hora punta. Ya ven, a pesar de las obras, nada ha cambiado, todo sigue igual. O si me apuran, incluso peor.